ASTTA

Quiénes Somos Qué es el ST? Contacta Contacta

Tratamiento

Como en la mayoría de las ocasiones los síntomas no limitan la vida ni el desarrollo de la persona, no se requiere medicación. Si los síntomas interfieren con la vida cotidiana, hay medicación disponible, pero esta no es única pues no existe hoy en día un medicamento que elimine todos los síntomas.

Neurolépticos

Son un grupo de medicamentos (haloperidol, fenotiacinas) que se utilizan para reducir la frecuencia e intensidad de los tics; se administran a dosis muy bajas y se va incrementando hasta lograr el equilibrio entre efectos beneficiosos y efectos secundarios.

Recientemente se ha visto que el uso de fármacos neurolépticos a largo plazo puede causar un trastorno del movimiento denominado discinesia tardía, pero esta anomalía desaparece al suprimir el tratamiento.

Los efectos secundarios a corto plazo son:

  • Rigidez muscular.
  • Temblores.
  • Falta de expresión facial.
  • Movimiento lento y desasosegado.

Estos efectos secundarios se pueden tratar con medicación antiparkinsoniana.

Otros efectos secundarios:

  • Fatiga.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Aumento de peso.
  • Dificultad para pensar con claridad.

Clonidina

Es un medicamento para disminuir la tensión arterial y es útil para tratar los tics, sobre todo los motores.

Los efectos secundarios que se pueden presentar son:

  • Fatiga.
  • Sequedad de boca.
  • Irritabilidad.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Insomnio

Otros

Hay diferentes medicaciones para tratar los trastornos de la conducta que se pueda dar, incluida la psicoterapia y tratamiento ati estrés.

Lo más importante es descubrir, tanto en adultos como en niños, si están presentes otros trastornos, como el síndrome obsesivo compulsivo, que suelen acompañar el problema. El tratarlos en forma adecuada, aparte de mejorarles la vida a estos pacientes, generalmente disminuye el estrés y, por esa vía, la frecuencia con que se repiten los tics.

Especialmente en el caso de los niños, puede ser necesaria una terapia conductual.  A veces basta sólo con que el neurólogo converse con los padres, explicándoles en qué consiste el trastorno, cuál es el pronóstico y cómo manejar el ambiente para que no deje secuelas psicológicas y conductuales.